Comunicado de ADIUVIM respecto al inicio del ciclo lectivo 2021

Comunicado de ADIUVIM respecto al inicio del ciclo lectivo 2021


Durante todo el 2020 destacamos el esfuerzo de los y las trabajadoras docentes de las universidades para asegurar la continuidad del ciclo lectivo y garantizar el derecho a la educación superior en nuestro país; pese a que desde algunos sectores se viene intentando instalar la idea de que en dicho año los y las estudiantes de los diferentes niveles no tuvieron clases. Sabemos muy bien que esto no fue así.

Por otra parte, como docentes tenemos muy en claro que nuestro lugar de trabajo es el aula y que aunque la virtualidad pueda ser un buen complemento, no reemplaza el vínculo que en dicho lugar mantenemos con los y las estudiantes.

Este año nuevamente los y las docentes somos expuestos ante la sociedad frente a la “impostergable presencialidad” y algunas de las preguntas que surgen de ello tienen que ver con qué valores, qué intereses y qué necesidades subyacen a esa demanda? ¿son colectivos o individuales? ¿representan el bien común o son un “empuje” producido por sectores particulares? en definitiva ¿es por el bien de todos y todas o es sectorial? Creemos que es la salud y la vida de las y los trabajadores docentes y de la comunidad universitaria en general, la prioridad a partir de la cual deben incardinarse intereses, deseos, necesidades y demandas particulares. Garantizar eso primero, para luego poder dar lugar a las excepciones en el marco de un minucioso análisis de casos específicos como espacios curriculares, exámenes, contenidos y prácticas que no pudieron desarrollarse al 100% de modo virtual o no lograron migrar a la virtualidad en 2020.

Y en relación a esto es que ya se ha puesto en marcha en nuestro país un programa de vacunación y se avizora un horizonte de inmunización señalado para mediados de año por parte del Ministro de Salud de la Nación, razones por las cuales en este momento creemos insensata una invitación de retorno a las clases presenciales. Si bien entendemos perfectamente el hartazgo producido por las distintas medidas y protocolos de cuidado que como sociedad hemos venido implementando, así como la necesidad de garantizar en la medida de lo posible la continuidad de los procesos académicos de nuestras y nuestros estudiantes; como gremio nuestra obligación es la de exigir que se proteja y se cuide la salud de los trabajadores y trabajadoras docentes, además de interceder para que se respeten y no se vulneren de ninguna manera sus derechos. En este sentido y tal y como lo expreso recientemente nuestra federación (https://fedun.com.ar/sobre-el-ciclo-lectivo-2021-en-las-universidades-nacionales/), no podemos pasar por alto que es muy alta la cantidad de adultos mayores de 60 años y grupos de población de riesgo que integran el plantel docente en la educación superior. Además, el 80% de las y los docentes universitarios cumplen dedicaciones simples y, en muchas universidades, llegan a dictar clases en varias comisiones en simultáneo, por lo cual el grado de exposición conlleva un riesgo de contagio que no puede pasarse por alto. Sumado a ello la educación superior no cumple con la característica de ser “de proximidad”, lo que en este contexto genera un problema para el transporte de estudiantes, docentes y no docentes, y torna imposible el sistema de burbujas. Otra situación que abona la necesidad de continuar con la modalidad virtual en el arranque de este año tiene que ver con cuestiones administrativas de los ingresos y primeros años, cuya readaptación a la presencialidad conlleva plazos que deben tenerse en cuenta.

Por todo esto consideramos que para poder avanzar hacia la presencialidad resulta imprescindible tener certezas respecto al cronograma de vacunación de la plantilla docente en tanto primera garantía de inmunización, asegurar el control sanitario frente a cualquier situación epidemiológica, la capacidad de adaptar y aplicar protocolos a la realidad de nuestra universidad que sean acordados en la mesa paritaria prevista en nuestro CCT y hacerlo en base a acuerdos que comprendan a todos y todas los integrantes de la UNVM, además de adaptar la infraestructura y proveer de insumos sanitarios necesarios. Las experiencias de cierre de escuelas y universidades luego de breves períodos de apertura en diferentes países dan cuentan de los riesgos que se corren cuando no están dadas las condiciones para asegurar la protección y el cuidado de la salud de la población.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto hasta aquí, en principio reiteramos nuestra adhesión a la resolución del Consejo Superior de diciembre de 2020 a partir de la cual se establece el dictado virtual de clases para el primer cuatrimestre de este año y, por otra parte, informamos que hemos solicitado una reunión con las autoridades de la UNVM a los fines de analizar y discutir como debemos iniciar y dar continuidad al ciclo lectivo 2021.

Por otro lado, para apoyar como cada año a nuestros afiliados y afiliadas, nos encontramos trabajando en el próximo bolso escolar, el cual en esta oportunidad y debido a las dificultades derivadas de la pandemia consistirá en un monto en efectivo que acreditaremos por transferencia bancaria antes del inicio del primer cuatrimestre.